DATOS CURIOSOS SOBRE DIENTES

Martes, 10 de Abril de 2018

El cepillado y el uso del hilo dental no eliminan el mal aliento

El uso del cepillo y el hilo dental con regularidad elimina el exceso de bacterias que permanecen atrapadas en la boca y producen el mal aliento, asegura el cirujano dental Philip Stemmer, del Centro del Buen Aliento, en Londres. Pero existen otras causas que pueden producir halitosis, como la ingestión de alimentos productores de azufre (tales como la cebolla) o la sequedad bucal que causan ciertas medicaciones. La acumulación de bacterias en la parte posterior de la lengua también agrava el problema.

Un cepillo eléctrico es tres veces mejor que uno manual

Los cepillos manuales suelen utilizarse en movimientos laterales, que pueden desgastar las encías y el cuello del diente. Los cepillos eléctricos son mejores porque vibran en tres direcciones, lo que significa que limpian en mayor profundidad. Deberían combinarse con el uso de hilo dental.

Depende también ya que son iguales en condiciones normales, pero si resultan mas útiles en personas con discapacidad y aquellos que tienen que ser cepillados por una tercera persona.

El chocolate protege frente a la caries

Si le apetece algo dulce, es mejor que tome chocolate en vez de caramelos pegajosos. Los investigadores japoneses averiguaron que la parte del grano del cacao de la que se extrae el chocolate posee contenidos antibacterianos que podrían evitar la aparición de caries. Mientras que el azúcar en la boca aumenta el riesgo del problema, este componente podría compensar el alto nivel de azúcares del chocolate.

Los productos de enjuague bucal con alcohol crean mal aliento

Algunos investigadores afirman que los elixires bucales con base de alcohol alimentan a las bacterias y al mal aliento. También pueden secar la boca. Ciertos estudios vinculan los niveles altos de alcohol en la boca con el cáncer bucal.

Las mujeres embarazadas deben cuidar los dientes en profundidad

Las embarazadas deben ser muy cuidadosas con respecto a la higiene dental, ya que son más propensas a ingerir más alimentos dulces y con mayor frecuencia. Además pueden sufrir sangrados en las encías debido a los cambios hormonales.

Los dientes blancos no son tan fuertes como los amarillos

El blanco nuclear resulta más atractivo, pero las investigaciones demuestran que estos dientes tan pulcros son menos resistentes a las caries que los amarillos. Cuando nos vamos haciendo mayores, los cambios estructurales en la dentición (el tejido semióseo que se encuentra debajo del esmalte de la superficie dental) y la reducción del riego sanguíneo que llega a los dientes puede hacer que éstos se vean más amarillos, pero no por ello menos sanos. El uso excesivo de productos blanqueadores también puede eliminar la capa de esmalte protector.

Masticar chicle puede ayudar a evitar la caries

Los chicles sin azúcar ayudan a evitar la caries dental al sacar de entre los dientes las bacterias. Además facilitan la producción de saliva, que contiene calcio y fosfato. Esta especie de lavado dental remineraliza y endurece los dientes tras el ataque ácido de la comida. Elija un tipo de goma de mascar que contenga xilitol, un edulcorante natural procedente de la corteza del pino que reduce la bacteria bucal dañina.

Las caries también pueden atacar a los adultos, sobre todo después de los 60 años

A los niños les atacan más las caries que a los adultos y el riesgo de este problema se reduce a partir de los 20 años. Sin embargo, cuando las encías adultas llegan a los 60, el riesgo aumenta de nuevo. Dado que las encías se alejan de los dientes, las raíces quedan más expuestas y es posible que la caries ataque. El doctor Phil Stemmer señala que la combinación de azúcares refinados y bacterias puede crear caries a cualquier edad.

No se produce daño alguno en los dientes cuando los niños se chupan el dedo

Al contrario de lo que se dice, cuando los niños de unos cuatro años se chupan el pulgar no es probable que se dañe la dentadura. Pero si esta costumbre continúa, podría dar lugar al desplazamiento de algún diente, lo que impediría el correcto desarrollo del mismo.

Los dientes de leche necesitan tanto cuidado como los adultos

Si bien es cierto que los dientes de leche se caen, su pronta pérdida a causa de la caries interferirá en la masticación y afectará a la ingestión de nutrientes. Además podría dar lugar al desplazamiento de los dientes adyacentes. Como resultado, los dientes adultos pueden salir en posición irregular o de dos en dos. No descuide la importancia de habituar a los niños a lavarse los dientes.

El uso del hilo dental previene las enfermedades cardíacas

El hilo dental no sólo previene las enfermedades de las encías, sino también las del corazón. Los investigadores estadounidenses han descubierto que las personas con problemas de encías son dos veces más propensas a padecer problemas coronarios.

La boca seca puede dañar los dientes

Una boca constantemente seca es indicio de diabetes. Si no trata este problema, los dientes pueden dañarse, ya que la saliva es fundamental para arrastrar los restos de comida y neutralizar los ácidos.

La mala dentadura no siempre es hereditaria

Aunque sí existe cierta conexión genética entre los padres con dientes débiles y sus hijos, es más frecuente que los malos hábitos dentales provengan de una mala dieta instaurada por los padres.

La limpieza profesional no hace que se muevan los dientes

Una limpieza de sarro puede resultar bastante invasiva, pero los dientes se encuentran bien sujetos mediante los tejidos de apoyo del periodonto, incluyendo el hueso.

El agua con gas puede disolver el esmalte

Evite el agua con gas, dado que contiene ácido carbónico, que puede disolver el esmalte dental. La ingestión de agua fluorada está vinculada con la reducción de caries y la mejora de la higiene dental.

El zumo de frutas puede perjudicar la salud dental

Muchos padres dan a sus hijos zumo en vez de bebidas con gas, pero aunque el contenido nutricional sea mejor, su acidez podría causar problemas. El dentista Andre Hedger asegura que el zumo contiene un nivel de pH superior al 5.5, nivel en el que los dientes pueden disolverse.

Las compresas calientes faciales no mitigan el dolor de muelas

El calor podría agravar la inflamación y aumentar el dolor. Si existe inflamación, la alternancia de paños fríos y calientes podría ayudar, pero no para el dolor de muelas. La inflamación debe ser siempre examinada por un dentista, ya que podría deberse a un absceso.

Las dentaduras deben cambiarse cada cinco años

Una buena dentadura postiza puede durar muchos años, pero no para siempre. Los tejidos orales de la parte inferior de la dentadura cambian con el tiempo, pero los materiales duros no se adaptan. De ahí que incluso las dentaduras que encajan perfectamente deban cambiarse al menos cada cinco años.

FUENTE: WWW.WEBCURIOSA.COM

Compartir esta noticia